Hoy comenzó el ciclo lectivo para nuestro CEPT 35. Día de emociones por ver un anhelado sueño cumplido.
Desde los comienzos, donde cada esfuerzo individual era esencial y cada cooperación mínima tenía su máximo significado. Un sueño de unos locos, como se definieron en alguna oportunidad quienes comenzaron con este proyecto que hoy vivió su realidad plena concretada en un hermoso edificio que albergará las esperanzas de una comunidad que cree en el valor de la familia y que no sólo incluye a Aparicio, sino a todas las familias rurales del distrito, que alzamos las banderas de la unión, la cooperación teniendo como horizonte, un mejor futuro para nuestros hijos queridos.
Cómo bien lo expresaron sus integrantes, al CEPT, ingresan familias, no sólo alumnos, y el respeto, la exigencia, los cuidados individuales, la calidad de la enseñanza, el compromiso de sus responsables, así lo atestiguan.
Nuestra querida institución, significa fortalecer los lazos de las familias y su arraigo al ámbito rural y a la vez, preparar con idoneidad a sus alumnos para que formen parte de un mundo moderno y global.
Nuestros chicos, llevan consigo, los valores y el respeto perdidos en estos tiempos, la preparación para los nuevos desafíos y sus técnicos se rigen por la cooperación y la comunicación entre institución y familia.
Mi gratitud a esta noble comunidad por hacer posible que nuestra familia no se desintegre, que nuestros hijos no se vayan demasiado pronto de su ámbito, mientras que son preparados para su futuro. En particular, por todos sabido, la ayuda a mi familia en especial, al brindarnos una mejor calidad de vida gracias a la desinteresada gestión de los técnicos, por cada gesto de los profesores en especial, por escuchar, ayudarnos, hacer que los problemas se tienen menos pesados con su ayuda.
Por eso, este nuevo comienzo significa tanto, emoción y agradecimiento me llenan el alma y hoy me impidieron hablar, porque sinceramente estaba al borde de las lágrimas. Ahora, más tranquila, les hago saber mi sentir, mil gracias CEPT y enhorabuena esta nueva casa, tan linda, nuestro hogar común. Me conmueve decirlo.
Larga vida al CEPT 35!

Dejar respuesta

Por favor deje su comentario
Por favor coloque su nombre aqui